domingo, 23 de junio de 2013

Túnel de Gusano a #Cubafutura. La Importancia de Internet para la apertura democrática de Cuba.



Todavía quedan algunos trasnochados que piensan que la campaña Raúl Castro Ruz: ¡Libre Acceso a Internet Para Todos Los Cubanos! es una petición ingenua o una pérdida de tiempo y no vislumbran su importancia estratégica, ni calculan su verdadero alcance. Suele tratarse de las mismas personas para las cuales Internet solo significa un invento más, algo que sirve para entretenerse un rato y ahorrarse papel, sobres y sellos de correos. Y si encima son cubanos, el perfil coincide con el de aquellos que llevan muchos años en el exilio y que opinan que la libertad de Cuba solo se puede alcanzar asfixiando económicamente a la isla desde afuera, vertiendo sangre desde adentro, mediante la intervención militar extranjera o exigiendo al régimen _los más pacíficos_, que abandonen el poder por las buenas, que organicen elecciones democráticas o un plebiscito. 

¿Quiénes son los ingenuos? Ninguna de esas tácticas han servido de nada en más de medio siglo de dictadura. Por el contrario, el embargo económico de los Estados Unidos a Cuba solo ha conseguido empobrecer más al país, dándole a los Castro el pretexto perfecto para culpar de todo al imperialismo yanqui, aislar al pueblo de los ojos del mundo y ganarse la simpatía de la opinión pública internacional durante décadas. En cuánto a la intervención militar extranjera, en el manual de cualquier presidente norteamericano aparece subrayado el sabio consejo de que no es necesario correr el riesgo de repetir un error político tan catastrófico como el de Bahía de Cochinos, cuando está comprobado que solo hace falta, cada cuatro años, en temporada de elecciones, amagar un poco con algunos discursos ambiguamente amenazantes hacia el gobierno de La Habana, para ganarse el voto de la mayoría de los cubanos exiliados en Florida.


La oposición violenta, la lucha armada dentro de la isla no es una opción. Ninguna de las dictaduras comunistas de la Europa del este cayeron de esa forma, pues la enorme superioridad y control de sus fuerzas armadas y de inteligencia la vuelven inviable. Además, quién garantiza que esos nuevos héroes, en el caso de que triunfaran, no vayan a convertirse en los nuevos _y quizás peores_ tiranos? No, el mundo ya está muy escarmentado de tantas revoluciones violentas que siempre acaban mal y las armas ya no están de moda en occidente( salvo en Estados Unidos, claro ).

Por otra parte, los Castro nunca van a soltar el poder voluntariamente, aunque millones de personas se lo pidan por escrito. Sinembargo, es evidente que sí están dispuestos a realizar pequeñas concesiones, producto de la presión internacional, en puntos muy concretos, como la liberación de presos políticos o permitir que los cubanos puedan viajar, manejar divisas, acceder a hoteles o montar sus propios negocios. Por eso, conseguir que los Castro permitan que los cubanos puedan acceder a internet desde sus casas, a precios razonables y con tecnología de este siglo, es una causa posible, un objetivo viable por varias razones, mientras que exigir un plebiscito es infinitamente más utópico, aunque tenga una gran importancia simbólica y política y sea lo ideal y más justo. Del Lobo un pelo. 

La mayoría de los cubanos y personas del mundo no sabrían responder qué es el Proyecto Varela o los Pactos de la ONU, pero todo el mundo sabe lo que es Internet y, ya sean de izquierda o de derechas, todos la emplean y son conscientes de que su uso es imprescindible hoy en día para el desarrollo económico, cientifico-técnico, social y cultural de cualquier país. Durante décadas la Revolución Cubana ha acumulado pretextos y argumentos de todo tipo para defender su sistema electoral y su Poder Popular, aprovechandose de la división ideológica del mundo occidental, de la simpatía romántica por la izquierda de la mayoría de los intelectuales de Europa y Norteamérica, de las deficiencias e injusticias del sistema capitalista y, como no, de la actitud imperialista de los Estados Unidos, su archienemigo y al mismo tiempo aliado involuntario. Sinembargo, el gobierno de Raúl no ha conseguido convencer a la opinión pública internacional, ni a los periodistas e intelectuales de izquierda del mundo, de sus razones para prohibir al pueblo cubano algo tan normal y necesario como es el acceso a Internet desde sus hogares. ¿Qué clase de revolución es esa que provee a diez millones de ciudadanos con solo 318 locales de conexión a la red, con una media de seis computadoras en cada uno, con una velocidad y capacidad limitadas, a un precio por hora que significa la cuarta parte del sueldo medio mensual de un cubano, con numerosos contenidos y aplicaciones censurados, y bajo estricta y nada ética vigilancia, cuando es sabido que existe y está activo un cable de fibra óptica entre Venezuela y Cuba que puede suministrar un acceso total, eficiente y moderno a toda la isla? Les falta el carisma y la verborrea hipnótica de un Fidel Castro joven para rellenar las enormes lagunas de su pobre e incoherente argumentación con algún truco de ilusionismo que convierta el agua en vino y la represión dictatorial en "verdadera libertad".



Internet es el caballo de Troya que abrirá las puertas de la democracia en Cuba. La información liberará primero las mentes, y una vez que los cubanos de adentro estén conectados con los de afuera y con el resto del mundo, la dictadura caerá en poco tiempo bajo el peso de millones de fotos, vídeos, testimonios, denuncias y las actividades opositoras o simplemente libres, de miles de personas coordinadas a través de la red en tiempo real, como sucedió en la Primavera Árabe, como está sucediendo en Europa con los diferentes movimientos masivos de protesta ciudadana que han surgido a partir de la Spanish Revolution o como sucede ahora mismo en Brasil. 

 Fenómenos mediáticos como Yoani Sanchez y organizaciones e iniciativas como las Damas de Blanco, UNPACU, Proyecto Varela, Por Otra Cuba, Somos +, Estado de Sats, etc, que están teniendo tanta repercusión en la actualidad, han sido posibles gracias a la pequeña brecha que se está abriendo en Cuba con las nuevas tecnologías de telecomunicaciones e internet. Si no fuera por los pocos _pero cada vez más_, tweets, blogs, posts, vídeos en Youtube, etc, que escapan de la isla y navegan por la red, el mundo seguiría viendo a Fidel y al Ché como héroes y a Cuba como un paraíso socialista. Pero todo eso está cambiando. 


Nosotros creemos que Internet es uno de los principales puntos débiles del muro por donde hay que empezar a escavar el "túnel de gusano" entre la Cuba del siglo pasado y la "#Cubafutura", y así lo estamos haciendo. El mundo está cambiando; todo es nuevo y nadie sabe lo que va a pasar. No estamos seguros de adónde nos llevará este camino; solo sabemos que si seguimos cavando, tarde o temprano hallaremos una salida y saldremos a la luz.



                                                 
¡Cava con nosotros, cava por #Cubafutura: firma y pasa la luz! 
http://www.change.org/freeinternetcuba 






 Lo

        haCemos

                    p0r       tU

                                        bieN




¡hAstA La viCToriA NuNcA!








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada