sábado, 4 de enero de 2014

REGRESO AL PASADO. Crónica y documentación de un viaje a La Habana.



SsVCyB on Make A Gif, Animated Gifs
En la azotea de mi familia en Centro
Habana.
Aterricé en el aeropuerto José Martí el 24 de noviembre de 2013, después de alrededor de siete años desde mi última visita, en 2006. Los propósitos de este viaje, además del reencuentro con mi familia y amigos, eran presentar a la sociedad cubana la Campaña Raúl Castro Rúz: ¡Libre acceso a Internet para todos los cubanos! _en la que llevaba trabajando desde el 4 abril de 2013 y que en ese momento ya contaba con cerca de dos mil firmas_, en los espacios independientes Cristo Salvador Galería y Estado de Sats, en La Habana, y de paso reajustar mi visión de la realidad de la isla implicándome directamente en lo que allí estaba pasando. Al menos ese era el plan en un principio.

De la revolución no encuentro nada, salvo uniformes y consignas vacías; restos, souvenirs. Lo que veo es capitalismo salvaje y estado policial. Se respira una tensión e inseguridad que son más propias de una cárcel que de una ciudad. La Habana parece un muladar con bombillitos de navidad y la gente está que muerde. Las camareras se paran en medio del tráfico para atraer clientes a sus locales y los taxistas se pelean por una carrera. Gente corriendo, gritando, pregonando, ofreciendo, pidiendo, buceando entre la basura, y mirandolo todo, vigilándose entre sí y obcervandote sin pudor desde las ventanas, esquinas y los quicios de portales.

La desinformación es brutal. En La Habana es más fácil encontrar una lata de Cocacola que un periódico Granma. Tan flaco como los ancianos esqueléticos que lo venden, el Granma se publica, pero su tirada ha ido menguando en los últimos años hasta que ya cuesta encontrar un ejemplar del mismo día antes de la caída del sol. Los telediarios solo comentan una o dos grises noticias en cada jornada, el resto es propaganda roja. El pueblo no tiene acceso a Internet y mi madre no sabe quién es Yoani Sanchez. El bloqueo es intenso, pero viene de adentro y es como un cable de acero anclado en el siglo pasado, que no deja elevarse a la isla.

Por suerte existen burbujas de información donde el tiempo parece transcurrir en el presente.

Havana Times en Cristo S. G. on Make A Gif
Colaboración entre iniciativas civiles independientes. Reunión del colectivo de
Havana Times en la terraza de Cristo S: G.

El trabajo en Cristo Salvador Galería se desarrolló sin problemas y fue una gran experiencia. Otari, Jasmín y Álvaro, los chicos del equipo, son gente capaz y de espíritu limpio, que diariamente hacen malabares para sobrevivir en la movediza frontera entre el arte inteligente y la disidencia intelectual, dentro de un sistema que desprecia lo primero y teme y persigue a lo segundo. Los ajustes del video y la preparación del local para la proyección fueron pretextos ideales para largas conversaciones sobre arte, tecnología y filosofía, en torno a la cultura cubana, que eran pertinentes. Otros intelectuales y artistas, como Héctor Antón, Diana Gort, Abdel Hernández, Ernesto Leal, Jorge L. Marrero y la gente de Observatorio Crítico y de Havana Times, también pasaron en esos días y pudimos hablar.

El capitalismo salvaje también impera en la escena artística cubana. El arte comercial se ha convertido en el mejor amigo de la política cultural oficial, porque genera negocio, lazos culturales y se plantea cuestiones inocuas, mientras que los proyectos alternativos de arte revolucionario resultan conflictivos e incómodos para la "revolución", pues denotan su creciente incoherencia y adulteración. Gran parte de los artistas _y no me refiero solo a los de adentro_ vive temerosa de caer en una lista negra que los aleje de ventas y oportunidades y por ello evitan meterse en discrepancias con el gobierno de Cuba. Es el mayor apagón cultural que recuerdo desde los años 70.



El audiovisual "Cómo Explicar Internet a un Castor Muerto" fue anunciado por email durante la semana previa a su proyección, el viernes 6 de diciembre de 2013. Pese a que su contenido entra de lleno en el campo considerado "contrarrevolucionario" por las autoridades del régimen ( ¡más contrarrevolucionario será usted! ), esa noche no se produjo ningún incidente desagradable y el público se comportó civilizadamente hasta el final, como si estuvieran en Suecia. Incluso más de veinte personas firmaron la petición de la Campaña http://www.change.org/freeinternetcuba, lo cual es significativo, teniendo en cuenta el grado de precaución con el que se vive actualmente en Cuba.

Sin embargo, cuatro días después las cosas resultaron muy distintas. El 10 de diciembre, día mundial de los derechos humanos, fui detenido por agentes del Departamento de Seguridad del Estado DSE y de la Policía Nacional Revolucionaria PNR a dos calles de la sede de Estado de Sats, lugar al que me dirigía para presentar la Campaña de Internet en el Encuentro Internacional de artistas e intelectuales sobre el tema de los derechos humanos en Cuba y los Pactos de la ONU, que allí se celebraba.

En el video verán la detención de Antonio Rodiles _director de Estado de Sats_ el 11 de diciembre frente a su casa, donde se desarrollaba la segunda y última jornada del evento, y mi detención, el día anterior, grabada con un iphone desde un bolsillo del pantalón.



Desde las 8 de la mañana del día 10, hasta últimas horas de la tarde del día siguiente, un perímetro de varias calles alrededor de Estado de Sats, en Avenida 1a entre 60 y 46, fue bloqueado por fuerzas de la policía y agentes del DSE vestidos de civil. En su interior montaron un espectáculo político por la revolución y los derechos humanos, consistente en un concierto de varios músicos populares y cientos de niños y estudiantes de diversos centros y niveles gritando consignas e insultos revolucionarios, mientras decenas de personas eran detenidas y arrestadas arbitraria y en varios casos, violentamente, antes sus ojos, por  intentar asistir al Encuentro.

No era la primera vez que probaba la forzosa hospitalidad de las autoridades cubanas. En 1989 había sido detenido, junto a otros miembros del grupo Artecalle ( colectivo artístico cubano de los años 80. Ver GRUPO ARTECALLE: Historia Logotípica y Reviva la Revolu ), por agentes del DSE y de la PNR, que nos mantuvieron incomunicados en un sector de policía del Vedado durante varias horas. Al final de los interrogatorios nos advirtieron que resolviéramos nuestras diferencias con el Ministerio de Cultura en otra parte y no en la calle ( habíamos llenado de graffitis las calles del Vedado en protesta por un concierto-performance en el Museo de Bellas Artes que nos habían censurado ) y nos dejaron bien claro que si poníamos un "cartelito" más nos metían de cabeza en la cárcel.

En esa época estábamos solos; no era cómo ahora. Nadie tuiteó #freeArtecalle y ningún blog comentó el  asunto. Esas cosas no existían todavía.

Recuerdo que a través de un amigo contactamos con una organización opositora y quedamos en el Malecón con uno de sus miembros. Aquel hombre, que llegó a la cita como un conejo asustado, sin dejar de apuntar los ojos hacia todas partes, se relajó visiblemente cuando le contamos del proyecto censurado, la detención y las amenazas, y nos dijo que eso no era noticia, que a Radio Martí le interesaban denuncias más graves. Eran otros tiempos.

Pero esta vez es diferente; afuera hay gente orando y tuiteando por nosotros. No estamos solos, ni somos invisibles. Tal vez no sea el mejor momento, o aquello ya no valga la pena, pero si quieres intentarlo, puedes. Se puede, se hace y no pasa na.



Difuminada por una nube de humo, con sus largas paredes blancas, sin muebles ni asientos _salvo un estrecho e incómodo banco de granito que salía de una pared_, la celda se me antoja una galería de arte llena de personas de pie, fumando cigarrillos y charlando durante un opening.

Me gusta pensar que, ya que éramos más los detenidos en aquél calabozo de la Quinta Estación de Policía de Miramar ( es difícil calcular cuántos fuimos en total, porque entraban a unos y soltaban a otros o los cambiaban de celda; pero más de veinte, seguro ), que las personas que habían conseguido entrar a Estado de Sats, el verdadero Encuentro por los Derechos Humanos en Cuba se celebró allí, entre barrotes, auspiciado por el Ministerio del Interior.

Veintisiete horas de openness, intercambio de contactos, información y criterios, en el espacio más selecto y libre de toda la ciudad, donde ya nadie necesita llevar careta, ni teme decir lo que piensa; rodeado de graffitis tallados con llaves y cabos de bolígrafos _fulano estuvo aquí/ abajo Fidel/ viva esto y lo otro/ Raúl, pato_, de blogueros y periodistas independientes, como el médico Jeovani, de Ciudadano Cero y Felipe, de Pastores por el Cambio; de artistas, como Gorki Aguila, abogados disidentes y gente de la UNPACU y de otras organizaciones opositoras. Personas entre los 18 y los 60 años, aproximadamente; de distintas provincias, ocupaciones y orígenes sociales. Gente culta y gente sencilla, ateos y creyentes, pero todos convencidos de la necesidad de cambios radicales para salvar al país y de la importancia del activismo social y de la oposición pacífica para conseguirlo.

Durante la detención, me fueron incautados ilegalmente 500 impresos tamaño
A4, considerados en acta como "octavillas contrarevolucionarias". Le dije al oficial
encargado que ni eran octavillas, ni eran contrarevolucionarias, pero replicó que
" así es como las llamamos aquí".


También había varias mujeres de diferentes edades, pero estaban en otra celda y solo las veíamos cuando las llevaban por el pasillo.

Se habló de la realidad de Cuba y de la del exilio, de la situación en el interior del país, de la represión y la corrupción, de las reformas migratorias y económicas, de los cuentapropistas, de la libreta de abastecimientos, la unificación de la moneda, de Internet y las nuevas TIC, de política internacional, de física cuántica, de arte y de literatura.

DE vez en cuando Mandy, el agente responsable de nuestro secuestro, entraba en la celda para meter la cuchareta en las conversaciones. Trataba de defender la postura del gobierno y sus propias acciones al servicio de este, hasta que se quedaba sin argumentos y tenía que admitir que él tampoco estaba de acuerdo con todo, pero que las cosas eran así, que su gente no iba a dejarse quitar el poder por las buenas, porque "desde el tiempo de los trogloditas el hombre ha hecho lo que sea, incluso matar si es necesario, para conservar lo que tiene, y siempre el indio con la pinga más grande es el cacique".

Cuando me soltaron, como a las 18:00 del 11 de diciembre, Mandy me acompañó hasta la puerta de la Estación y me advirtió que a partir del día siguiente era libre de ir a cualquier parte y de reunirme con cualquier persona, pero que si esa noche trataba de entrar al concierto de clausura del Encuentro de Derechos Humanos en Estado de Sats, volvería a ser detenido.

Como si los derechos humanos solo fueran una efeméride maldita que se olvida al pasar. El pobre, no se daba cuenta de que aquella oscuridad no era normal. No veía que el concierto era allí mismo, dentro y fuera, en todas partes; que el Encuentro era ese instante ya.


qmOCXP on Make A Gif, Animated Gifs
En los bajos de Cristo S. G.











Una producción de CAstor JABAo patrocinada por la Campaña ¡Raúl Castro Rúz: Libre acceso a Internet para todos los cubanos! http://www.change.org/freeinternetcuba #Firma y #Pásalo. 1895 firmAs y subiEndo!



Lo

    hacemos
                                    por
                   tu

                        bieN, 
                                            coÑ0!

  INCURABLE ART SERIES



KUBAFUTURA serie



¿Te ImaGinAs lo divertida que Podría Ser KubaFuturA con un pOcO de LibErTad?

                                                

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada