miércoles, 31 de diciembre de 2014

Tania presa y Kcho sigue suelto



Impresionante argumentación la de Rubén del Valle, presidente del Consejo Nacional de las Artes Plásticas de Cuba, para lavarse las manos en el caso #YoTambiénExijo de Tania Bruguera( ver en CubaDebate ). Me pregunto qué musas curadoras le susurraron al oído cuando estaba redactando la sentencia. Pero su discurso posee un error de raíz que anula todo el intento, aunque no retira el veneno lanzado contra la artista: ¡La Plaza es pública!

La plaza es del pueblo, de la gente, de la sociedad civil, de todos; no propiedad de ninguna institución cultural, partido político, empresa o individuo. La plaza es el foro, la piedra angular de la sociedad en libertad e igualdad; sin ella todo es una farsa. Poco importa ahora la calidad que podría haber tenido o no la obra, ya que nunca lo sabremos. Fue censurada. Poco importan ahora las circunstancias históricas o las motivaciones de Tania, ya que desconocemos su paradero. Y eso es peor, es grave.

Ejercer de censor e Inquisidor de forma tan drástica y abyecta como lo hizo el señor del Valle, evidencia el miedo profundo que engarrota la voluntad de los funcionarios e instituciones culturales de Cuba y de la mayoría de los artistas e intelectuales cubanos, muchos de los cuales son amigos y compañeros de estudios de Tania, aunque no se atreven a decir ni pío. El miedo es tan grave, que casi nadie lo menciona: es tabú. De ese modo( y solo así ), la exposición colectiva de la cobardía de la cultura cubana dentro de la isla y la vergüenza histórica como especie de inmolación generacional, se transmutan en muda denuncia del propio miedo que los atenaza, dándoles algún sentido. ¿O no?

De dónde viene, quién es y hasta dónde llegará ese miedo, es algo que, al parecer, sólo empezaremos a comprender sí alcanzamos los dichosos micrófonos. Mientras tanto, lo que sí ha quedado claro con la censura y detención de Tania Bruguera, es que no son barreras externas o limitaciones económicas y técnicas internas lo que impide que la población tenga acceso a cuentas domésticas de Internet, cómo alega ETECSA año tras año, sino la ausencia de cualquier intención de permitirlo, por parte del gobierno. Por extrañas razones, temen que la gente no reaccione bien a tanta verdad y la idea de entablar un diálogo abierto con la sociedad civil les causa pavor.

Mientras tanto, Kcho continúa suelto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada