domingo, 17 de mayo de 2015

Maldito en el Vaticano

Tengo un chino atrás, Santidad y se llama Raúl Castro. No hay manera de que me deje entrar a mi país y ver a mi madre, entre otras cosas. Igual no es él, sino otro, el que me tiene echa la cruz ( dicen las malas lenguas que se trata de Kcho, pero también podría ser la Sección de artes plásticas de la UNEAC completa ), pero como en Cuba todo es secreto, la culpa de todo es de Raúl. Necesito un milagro, Santidad. ¿No podría hacerme un exorcismo populista, Santidad? ¿No habrá usted pactado con esos diablos, verdad? Mire que nunca pagan sus deudas... ¿Santidad, no será usted también del G2, verdad? Entonces demuéstrelo y pague el karma del Ché, su Santidad.

La diferencia entre una intervención artística y un papelazzo radica en que éste último sucede involuntaria e inconscientemente( al menos hasta que la persona empieza a escuchar las risas ), mientras que la intervención, en mi opinión( léase: a mi manera ), consiste en introducir una variación consciente y voluntaria, mediante los propios actos, dentro de un ritual cultural, político, militar, religioso, académico, etc, produciendo entropía, metiendo ruido en el sistema, para conseguir determinados objetivos. 

Si eres cubano/a y este video te causa vergüenza ajena, piensa en el porqué. Si se sigue siempre al pie de la letra la lógica de una ley absurda, más temprano que tarde empezarán a darse situaciones ridículas y situaciones injustas. La Guayatola es un ejemplo de como seguir la lógica "revolucionaria" castrista a rajatabla ha criado un fundamentalismo extremista dentro del poder, como una secta de ancianos paranoicos, militares, políticos y caciques que temen perderlo todo, hasta la vida en algunos casos y sabotean cualquier apertura, por pequeña que sea.

Detrás del destierro injustificado del ciudadano cubano Aldo Damián Menéndez López y del silencio absoluto de las autoridades de aduana en Cuba y de los funcionarios _anónimos en ambos casos_ del Consulado cubano en Madrid, se oculta una cosa muy concreta, que vamos descubriendo en cada nueva acción de Maldito, y es que el gobierno de Raúl Castro considera un peligro mortal para su casta el libre acceso de la población a Internet y por ello está dispuesto a lo que sea para ganar tiempo en lo que terminan de crear la intranet que pretenden implantar para amurallar la isla, al estilo chino, y en contra de los deseos del pueblo.

A Maldito o Aldo Menéndez le anularon su permiso de entrada a Cuba justo después de su viaje a La Habana en 2013, cuando fue detenido por la policía y retenido dos días para que no pudiera presentar la campaña de Change.org ¡Raúl Castro: Libre acceso a Internet para todos los cubanos! en un encuentro internacional sobre derechos humanos en la sede de Estado de Sats. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada